Recomendado

Recomendado
2da Edición

Encargue acá su Libro

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

miércoles, 22 de enero de 2014

Cuanto peor, peor



Como la vida no es una foto, nada como tomar un poco de distancia para mirar en simultáneo los distintos escenarios que suceden. Sigue habiendo optimistas, o necios, que se empeñan con ver en el deterioro general del proceso político la oportunidad de recobrar algún grado de cordura y se niegan a considerar la opción “siempre se puede estar peor”. 

Por estos días, Sergio Massa se reunió con la mesa de enlace del campo, uno de los principales motores que aún quedan con vida en la ahogada economía nacional. A medir por las sonrisas, sus popes parecen satisfechos de sentarse con los cerebros económicos del candidato presidenciable y olvidar o perdonarles: a Lavagna, que mientras fue ministro haya aumentado las retenciones a la producción de carne, pulverizado las posibilidades de desarrollo del Mercosur aplicando aranceles aún contra la letra misma del documento constitutivo del organismo y dejar abierta la renegociación de la deuda, cuyas consecuencias aún hoy padecemos; a Alberto Fernández, empujar la 125 con todo el cuerpo cuando era jefe de gabinete de la era K y al propio Massa, reemplazar a Fernández como espada del kirchnerismo contra el sector; a Felipe Solá, el recordado "saqueador de la merluza", el festival de permisos de pesca que se volantearon durante su gestión al frente de la secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca del no menos ilustre y nefasto Carlos Menem y a Martín Redrado, ser, de todos ellos, el funcionario que más tiempo pasó fielmente al lado de los K.

Mientras tanto y como no fue de la partida, otro hombre del equipo, el ex ministro de economía de Kirchner Miguel Peirano, se detuvo a hacer enjundiosas declaraciones: "Las perspectivas de cambio político generan expectativas favorables" para agregar que sería bueno aflojar con la inflación, dejando de lado que asumió como ministro de Néstor Kirchner elogiando la gestión de su predecesora, Felisa Miceli (la ministra de la bolsa de dólares en el baño) y minimizando los problemas energéticos y la suba de precios
(http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-88514-2007-07-22.html).
Si a todos ellos agregamos los aportes que tempranamente hiciera al espacio el “Vasco” de Mendiguren, hombre heterodoxo si los hay, y que le valieran una banca de diputado, no resulta exagerado decir que para cerrar el círculo de los principales prohombres de los últimos diez años, a ese “dream-team” sólo le falta Martín Lousteau, el auténtico cerebro de la 125. 

Tal vez sea por eso que el massismo anda con tantas ganas de sumarlo y suene como la carta fuerte de Sergio Massa para la capital federal. Por ahora el ex ministro arma, sin prisa y sin pausa, los equipos de trabajo con miras a una eventual candidatura a jefe de gobierno y, simultáneamente, expone su sonrisa en cuanto programa de televisión lo requiera. Levantar el perfil hasta transformarse en una cara popular, tomar distancia de UNEN tanto como para ser considerado un líbero y construir su propia red de asesores puede ser un paquete más que valioso para ofrecer a cualquier estructura política que deba desembarcar en el distrito donde, hasta ahora, sólo Carrió y Macri pisan fuerte.  

Los hombres del campo deben estar valorando lo ecuménico del espacio massista. Sin embargo, la actitud de los máximos representantes de las asociaciones rurales es, en escala, comparable con la de la sociedad toda: esperan soluciones de quienes fueron parte del problema sin siquiera reclamar, de ninguno de ellos, arrepentimiento por lo actuado. ¿Qué seguridad se puede tener de que no repitan recetas? Y si repiten ¿cómo se pueden esperar resultados diferentes? 

Al desastre económico, ya imposible de maquillar, el galope de la inflación, la falta de energía, los niveles de inseguridad alarmantes, el deterioro progresivo de los servicios públicos con los transportes a la cabeza, la obediencia indebida de los poderes legislativo y judicial para con el poder político, el ahorcamiento a libertades elementales, la mordaza a las palabras con la que se amenaza para evitar que el público y sobre todo el periodismo mencione “blue”, inflación o cepo, una evasión impositiva para algunos sólo comparable con la asfixiante presión tributaria para otros, el festival de subsidios que es sinónimo de irregularidades, la corrupción generalizada, el saqueo como modelo de acumulación para los dos extremos de la pirámide socioeconómica, el intolerable y ridículo intento de controlar el uso de internet, el estrangulamiento sostenido de las libertades cotidianas y la rebelión de las fuerzas de seguridad se suma un hecho nuevo al que no se le está dando la trascendencia política que tiene: el ascenso del general Milani. 

Por primera vez en diez años el gobierno kirchnerista tiene un jefe militar que declara abiertamente, casi como una amenaza, venir a sostener el “modelo nacional y popular”. La gravedad de esta declaración está en la impunidad que implica: el jefe máximo del Ejército puede decir que apoya un proyecto político sabiendo que semejante actitud, impensable en las Fuerzas Armadas, no va a tener consecuencias. En un país sumido en un absoluto desorden, los dichos de Milani adquieren una envergadura preocupante.  

Porque en Venezuela también hay cepo, también se controla el mercado de cambios, se restringen las libertades más elementales, se persigue a los opositores, se controla la justicia, se corta la luz, también hay desabastecimiento de productos básicos y presión tributaria confiscatoria, se castiga a la prensa no alineada con el chavismo, la inflación es tan escandalosa como la corrupción, la oposición venezolana también sigue soñando con el fin del proceso, en los hechos agotado por su completo fracaso, pero aún en pie porque el ejército también “sostiene el modelo”. 

Bueno. Eso.
 
 

4 comentarios:

  1. Impecable, como siempre, María!

    ResponderEliminar
  2. María, de acuerdo contigo, como siempre.
    Pero - siempre vuelvo a lo mismo: el pueblo, porqué los vota? Cristina K. ganó por goleada en las presidenciales. Porqué?
    Dicho eso, mirá que no puedo estar más de acuerdo con lo que dices.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo !! el tren va derecho a la pared de la montaña y no hay túnel !! nadie lo quiere frenar por miedo a que los pasajeros se quejen de que llegaran tarde.... a dónde ?? "Reza por lo mejor..... prepárate para lo peor". Saudos Mary !!

    ResponderEliminar
  4. Excelente, María!

    ResponderEliminar