Recomendado

Recomendado
2da Edición

Encargue acá su Libro

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

jueves, 5 de diciembre de 2013

Es la libertad, estúpido!



Sostener que el país está partido en dos no luce como una novedad. Cierto es que los K han explotado esa veta pero la circunstancia no es nueva en la Argentina. Del rosismo para acá siempre hubo en la política nacional dos grupos enfrentados. La originalidad la aporta el peronismo, que logra subdividir la división.  

Históricamente siempre fuimos dos bandos; rosistas o republicanos, unitarios o federales, azules o colorados, peronistas o antiperonistas. Ellos vinieron a profundizar los enfrentamientos y lo lograron: ahora entre ellos mismos hay sub-especies. Está el kirchnerismo, el cristinismo, el menemismo, el sciolismo, el massismo, el delasotismo, el denarvaísmo y el duhaldismo entre las variedades principales. La cepa que enferma a la sociedad desde hace 70 años es la misma pero el virus se renueva y muta. Uno tiene más montoneros, el otro una pizca menos de estatismo, otro alguna dosis más de libertad y otro, más autoritarismo y arbitraiedad. Pero populismo, corrupción y escaso respeto por las instituciones le son comunes a toda la paleta.  

Porque lo estamos padeciendo, el kirchnerismo pareciera ser el peor de la clase. Pero eso sí que es una sensación, porque en verdad es el más parecido al régimen que le dio origen. Las medidas de controles y “persecutas” fueron moneda corriente en la administración de Juan Domingo Perón.  

El peronismo sigue por estos días fracturando la sociedad mientras la entretiene con debates menores. Es una máquina de producir humo porque, frente a los graves problemas de falta de energía, inflación, caída galopante de reservas, inseguridad, lavado de dinero y anomia general, inventa distracciones para seguir marcando el ritmo y la dirección del debate. Es fácil manipular a la opinión pública porque el kirchnerismo, etapa inferior del peronismo (“inferior” por berreta, no por menos mala), recibe una sociedad inculta y escasamente reflexiva. Es que a pensar también se aprende y cuando la enseñanza viene empobreciéndose durante décadas, el resultado es el actual. 

En las pruebas PISA la Argentina ocupa el puesto 61 entre 67 países en comprensión de textos. Esto quiere decir que el que lee no entiende lo que lee. En ese estado de cosas, ¿alguien puede creer que los millones de “ni – ni” más los millones que no entienden lo que leen más los millones que ni siquiera leen pueden estar desvelados por el adefesio de reforma al Código Civil? En verdad, ¿alguien supone que cualquiera de esos segmentos sabe de la mera existencia del Código? Quien no puede captar la esencia de un texto sencillo ¿estará capacitado para entender que la libertad está en juego en cada medida gubernamental? Porque más allá de los cortes de luz por escasez de energía; la suba de precios por efectos de mecanismos monetarios aberrantes o la proliferación de la delincuencia de todo calibre, lo que está en juego hoy es la libertad.  

Cuando la Corte Suprema de Justicia determinó que la pauta oficial debía repartirse entre los medios de comunicación de manera “equitativa”, hasta el diario “La Nación” editorializó loas sobre ese fallo y no hubo ni una tímida voz ya no para oponerse, sino tan luego para preguntarse sobre la legitimidad de la existencia de pauta oficial. 

Es lógico que la dirigencia no “levante la perdiz” sobre tamaño presupuesto. Los políticos saben que los ciclos, ciclos son y que si bien hoy le toca disponer y repartir al kirchnerismo, mañana le tocará a otro. Con el mismo criterio los medios y comunicadores callan. Pero el público, el que paga impuestos que luego van a engrosar los bolsillos de medios y periodistas, también festejó tamaña arbitrariedad.  

Nadie se paró y dijo: “lo único que hay que legislar sobre la pauta oficial es que desaparezca”. Y lo preocupante no es que la gente calló sino que ni siquiera se le ocurrió pensar que no es competencia del estado utilizar su dinero para “sponsorear” programas de radio y tv. Este es un claro ejemplo del lavado de cerebro que padecemos los argentinos
¿Cuál sería el principio a aplicar para ser ecuánimes en la distribución de esos dineros? ¿El rating? ¿El valor periodístico? ¿La trayectoria? Y la otra cuestión es la legitimidad del gasto. ¿Es legítimo que el estado disponga de parte de nuestros impuestos para “avisar” en los medios de prensa? ¿Con qué objeto? Porque es lógico que lo hagan las marcas comerciales para aumentar las ventas de un detergente pero ¿un estado y con dinero de los contribuyentes? 

Cuando se planteó el debate alrededor de la exención al impuesto a las ganancias de la que disfrutan los magistrados judiciales, casi todos los opinólogos sostuvieron airosos que era “justo que pagaran como todo el mundo”. Y de vuelta, a nadie se le ocurrió cuestionar por qué diablos tenemos que cargar con ese impuesto que se inventó hace poco menos de un siglo y, como es usual, con carácter de extraordinario para resolver una urgencia pasajera.  

La gente se indigna con el nuevo impuesto al turismo pero por el motivo equivocado. Lamentan el encarecimiento de sus viajes porque el shopping en el exterior ya no será tan ventajoso pero no reconocen en la medida el avance del estado sobre su capacidad de elegir, del mismo modo que pasa con el recargo sobre los autos. Distinguen con claridad la mano sobre sus bolsillos pero no sobre sus derechos individuales.    

Y con esa misma dificultad tropiezan para advertir que debajo del sombrero peronista hay siempre lo mismo. Llegados hasta acá, confiar en sus matices se pasa de ingenuidad. Sepamos que Sergio Massa aventó la sombra de la “re-re”, que no es poca cosa, pero que sus diferencias son más de forma que de fondo.  

La barbarie de Córdoba se mudó a la puerta del Rectorado de la UBA ante una sociedad impávida que sólo atina a repetir “qué horror, qué horror!”. Es violencia versus ley. Mientras seguimos retrocediendo se impone la primera, una manera muy peronista de dirimir su interna.   

5 comentarios:

  1. Impecable artículo de María Zaldivar, como siempre. Mujer lúcida y excelente comunicadora.

    ResponderEliminar
  2. El enfrentamiento social, un sucedáneo del oportuno invento de la lucha de clases precapitalista, siempre fue políticamente rentable y proveyo a los gobiernos autoritarios de 2 útiles instrumentos de manipulación: La simulacion de participacion de las masas en una lucha contra enemigos cuidadosamente elegidos por el poder y 2) La atribucion de cualquier fracaso del régimen a esos enemigos.

    ResponderEliminar
  3. Te recuerdo que en pos de la LIBERTAD que tanto defendes y defendemos, estuvieron los fusilamientos del Gral. Valle, Coroneles. Cogorno, Ibazeta y otros, también civiles como la matanza de José L. Suarez. También seria importante recordar los hechos de corrupción ocurridos en el gobierno de Alfonsin. Creo que seria edificante partir de la base que la corrupción no es inherente a un partido sino a una sociedad

    ResponderEliminar
  4. Buenisimo María, lo leo tarde pero comparto las opiniones. Abrazo !! que tengas un buen año !!!

    ResponderEliminar
  5. Entiendo que el fusilamiento del Gral Valle y de los otros militares fue correcto pues obedecio a una corte marcial cuyo veredicto ellos habian jurado acatar como miembros del ejercito.. Luego si uno es oficial sabe que ante faltas graves pesa una corte marcial . Aramburu lo anuncio ante los microfonos del pais poniendo la cara como un hombre, a diferencia, de los peronistas montoneros cobardes que lo asesinaron y se escondieron . .

    ResponderEliminar