Recomendado

Recomendado
2da Edición

Encargue acá su Libro

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

miércoles, 11 de abril de 2012

La pelea de fondo


Hace algo más de un año recibí un repudio casi unánime por haber escrito la nota "Hay que bancar a Moyano" construida sobre la teoría del mal menor.
(http://maria-zaldivar.blogspot.com.ar/2011/03/hay-que-bancar-moyano.html) Entiendo ahora, como lo entendí en su momento, el riesgo que conlleva la sola posibilidad que implica conformarse. Pero el argumento es otro. Armando Ribas suele decir que uno no elige las posibilidades sino entre las posibilidades que la realidad nos plantea. En ese contexto, entre la izquierda radicalizada y el sindicalismo corrupto, prefería lo segundo. No dije que fuera la salida ni que era el inicio del cambio.
Simplemente que, muy a mi pesar, de lo que había era el mal menor. Porque hay que razonar de manera adulta y estratégica y no festejar infantilmente quién se perjudica sino quién sale fortalecido de la contienda. No sea cosa que el remedio termine siendo peor que la enfermedad.

En la misma línea de argumentación (pasado el tiempo algunos empezaron a encontrar cierta lamentable lógica en aquel análisis) un escenario similar tiende a repetirse por estos días: la gente "normal" se alegró con los tropiezos del vicepresidente, por varias razones. Entre otros motivos, porque se esmera a diario en demostrarnos que es un inútil de tiempo completo, que el cargo le queda gigante, que sus esfuerzos por lucir como un corrupto alcanzan de un éxito arrollador y porque su fracaso personal arrastraría a su verborrágica mentora.  

Y con eso nos dimos manija. Cuando los diarios le pegaban, más gozábamos los "buenos", en algún punto, porque el "malo" de las películas (que en la Argentina siempre gana) andaba en problemas. Para peor, nos pareció verlo medio solo en su cruzada por sobrevivir y eso, nos siguió alentando. Que Luis D'Elía vía Twitter fuera su soporte político más sólido era casi una sinfonía de Bach. Y explotamos cuando la ministra Garré declaró sentir un "gran respeto" por el juez de la causa a quien Boudou había maltratado públicamente. 

Sin embargo, para el ojo del análisis fue entonces cuando la luz colorada se encendió y el destello rezaba con claridad "Danger". Los twitteros y el periodismo vislumbraron desinteligencias en el equipo gobernante. Eso es correcto pero no la interpretación. "La ministra de Seguridad  defiende al juez" sonaba por todos lados mientras el embate de envergadura pronunciado por el funcionario musical era dejado en segundo plano; sin embargo, en esa mención hecha al pasar pero con nombre y apellido al inicio de su monólogo estaba alojado el nudo gordiano del conflicto K, los eternos dos bandos del kakismo.

Nilda Garré no defendía a Rafecas (quien empuñó un arma contra personas e  instituciones y reivindica esa conducta no puede hoy desvelarse por los dichos desaforados de Boudou). Garré defendía al "otro bando", encarnado en este caso puntual en el procurador Righi, y al monje negro de ese grupo que ha sido siempre Horacio Verbitsky.  

Ellos representan la corporación de Tribunales y sus allegados, el lobby  judicial, los estudios jurídicos "asociados" a los juzgados federales y, en definitiva, los que tienen en sus manos la libertad de cada uno de nosotros. Porque de nuestros bienes el gobierno ya dispone a través del Ejecutivo y muchas veces, con la complicidad del poder legislativo que vota exacciones ilegales, impuestos abusivos y retenciones confiscatorias. Pero los jueces pueden disponer de nuestra libertad. Y  lo hacen; si no, preguntémosle a cientos de presos sin sentencia que el régimen apila en las cárceles desde hace años. 

La corporación salió, corporativamente si se me permite la redundancia, a bancarse a sí misma: los magistrados, los fiscales, los profesionales, el ex ministro Iribarne, el Colegio Público de Abogados y los distintos organismos que los nuclea. Son los mismos que impulsan muchas de las aberraciones previstas en la revisión actual de los códigos. Son los que tienen en barbecho la reforma de la constitución, cuyo eje es desterrar el actual sistema de equilibrio de poderes y reemplazarlo por uno parlamentario que les asegure el desdibujamiento de la figura del presidente tal como lo conocemos y delegue más facultades en los diputados y senadores. Ese cambio aseguraría más corporación y menos representación o sea más poder para ellos y menos para el resto.

Resulta que el affaire que hoy desvela al vicepresidente es una circunstancia paralela a la pelea de fondo. El negocio del juego es muchas pero muchas veces millonario y compra y/o alquila muchas pero muchas voluntades alojadas en muchos pero muchos y diversos estamentos. Uno se sorprendería al enterarse cuántos políticos que ve indignarse en los debates televisivos, cuántos periodistas que opinan sobre las virtudes o la falta de virtudes de los funcionarios y cuántos jueces que deciden sobre nuestros bienes y nuestra libertad ambulatoria le deben a la industria del juego su banca, su espacio, su portal o su nombramiento. Pocos temas son tan sensibles como la fortuna que manejan esas empresas para "adornar" gente. Escasas son, entonces, las voces independientes que pueden opinar sin condicionamientos.  

En el caso argentino (como siempre nosotros, poco afectos a la competencia) sólo hay dos contendientes. Lo bueno de eso es que, al público, le facilita entender a qué bando o banda pertenece cada uno y está claro que en estos casos, no hay buenos y malos, simplemente rivales peleando por la misma baldosa y cómplices con una u otra camiseta. Lo malo es que la gente se quede en la disputa de superficie y se le pase por alto la otra, la de fondo, la que el año pasado enfrentó a Moyano con los K, la que libran Mariotto y sus cruzados K contra el gobernador Scioli y la que hoy disputa Boudou contra varios ex "cumpas". Por un hecho circunstancial, se empieza a romper la omertá; en general es siempre así: el desencadenante es un hecho fortuito. Crujen los tan mencionados "códigos" propios de la mafia, esos que nos describió Hollywood en películas memorables que hasta el vicepresidente aconseja ver. En este tema, la casa tampoco está en orden, la suerte no está echada pero el ventilador está prendido. Tiemblan y no de frío funcionarios, medios grandes y chiquitos y también una larga lista de comunicadores.  

El más reciente capítulo del “Boudougate” lo acaba de escribir el Procurador Esteban Righi, quien optó por ofenderse en lugar de defenderse. Su renuncia es un mensaje directo a Cristina Kirchner que tomó partido por uno de los bandos. Habrá que observar de cerca las reacciones de la corporación judicial. ¿Seguirá respondiendo a Righi? Si así fuera ¿Eso implicará un enfriamiento de las aceitadas relaciones con el poder político?

Si veo de un lado una amenaza de negocios turbios y del otro una amenaza a la libertad, prefiero que la batalla la gane el primero o, mejor dicho, que la pierda el segundo. Insisto con que las opciones son éstas. En el presente "multiple choice"  las posibilidades son: a) Boudou; b) Verbitsky. No hay c) ninguno;  d) Churchill.

Es Boudou o Verbitsky con lo que cada uno de ellos implica. Yo ya elegí. Ahora le toca a Ud.

11 comentarios:

  1. Excelente post! Tapandome la nariz, como quien toma aceite de ricino, elegiría la misma opción que vos, María.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. El SIDA o la tuberculosis. Las opciones argentinas hace décadas

    ResponderEliminar
  3. Y si... Con estas opciones, cuesta decidirse. Es bueno ir pensando si Ezeizaa o Puerto Nuevo...!

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Toco y Me Voy,esta riña evidente por tomar el Poder, me hace acordar a los hechos de EZEIZA del 20/06/73, cuando retorno Peron al País y lo que paso en Plaza de Mayo el 01/05/74 cuando el Gral. a los "imberbes, estupidos" los echoexpulso de la plaza; pero ¡ojo! no olvidemos el epilogo de ese enfrentamiento feroz.

    ResponderEliminar
  5. Que sociedad emferma!!!!!!!!Cada uno mira su ombligo!!!que pobres que somos........es lamentable.....me duele el alma ....somos tan vivos que siempre estamos en las mismas situaciones.

    ResponderEliminar
  6. Puente 12,por la Richieri..Feimann a la cabeza..hechos horrorosos...Gustavo Clausi..20.322.329 labclausi@curuzu.net

    ResponderEliminar
  7. Gran analisis, como todos los que publicas. Estoy cada vez mas desesperanzado de que las cosas salgan a flote... Y Coincido con Toco y Me Voy tambien: ezeiza, apuntando al gran pais del norte...

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. La opcion de ir al gran pais del Norte es netamente por que alli NO violan la propiedad privada.Alberdi lo vio,ASlberdi copio la Gloriosa Constitucion,y nosotros con los gobernantes la destrozamos...Somos mas anglosajones que españoles..pero pensamos como españoles Creo que el deseo de muchos de ir a vivir al pais de la Coca Cola..es por su LIBERTAD..por que alli respetan aun al individuo..y lo peor es sacar la libertad a una persona..Se torna insoportable..Saludos Gustavo Clausi labclausi@curuzu.net

    ResponderEliminar
  10. voto a Moyano. Coincido que existen esperanzas de recuperarlo para el bien.
    Estoy seguro absolutamente que no es asi con la izquierda.

    ResponderEliminar