Recomendado

Recomendado
2da Edición

Encargue acá su Libro

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

viernes, 18 de marzo de 2011

Hay que "bancar" a Moyano


Antes de borrarme de su pantalla termine de leer esta nota. Y reflexionemos juntos.

Los argentinos, siempre tan afectos al espejo retrovisor, quieren encontrar en el presente enfrentamiento entre popes del actual gobierno, semejanzas con lo sucedido a comienzos de los ´70. Puede haberlas aunque lo más significativo de todo es que los peronistas en particular y los argentinos en general, no hayamos aprendido nada de tan lamentable porción de nuestra historia reciente.

Cuando el general Perón quiso disciplinar a los terroristas que cálidamente había prohijado en el seno de su movimiento y ellos se rehusaron por considerar, legítimamente, que habían colaborado de manera decidida y explícita con su vuelta al país, la pelea de fondo fue el poder. Tal vez acá haya una semejanza. Hoy también dos ramas del mismo árbol tironean por lo mismo. Vuelve a haber dos bandos peleándose por el poder absoluto.

Sin embargo, lo que sigue es la gran diferencia que anuncia, por ahora, final abierto para la disputa. En una esquina, el sindicalismo, que fue siempre “la columna vertebral” del movimiento; en el otro, la izquierda radicalizada, que supo crecer y reproducirse compartiendo techo con los gremialistas aunque sin guardarse la más mínima simpatía mutua.

En el ‘ 73 los terroristas se plantaron exigiendo más espacio y el reconocimiento público de su existencia, mientras que el sindicalismo estaba “adentro”, era parte de la administración del estado y su legitimidad no era puesta en duda. Hoy, los tantos están al revés: los terroristas de entonces más sus simpatizantes son el gobierno y desde ese lugar de privilegio intentan “marcarle la cancha” al “movimiento obrero”. ¿Podrán? ¿Se dejarán los involucrados?

La disolución, aplastamiento y desguace de las fuerzas armadas y de seguridad contó con la anuencia de sus miembros. La pregunta es si el sindicalismo permitirá que sus huestes corran la misma suerte que los uniformados en manos de quienes tienen en mente para ellos igual destino.

Otra diferencia salta a la vista: se dieron vuelta los tantos; los que antes pugnaban por entrar ahora son el gobierno y los que estaban adentro, quieren ser echados a empujones después de la innumerable cantidad de servicios que prestaron a la corona.

Entre los contendientes que velan sus armas, estamos el resto de los habitantes que inexorablemente padeceremos las consecuencias del enfrentamiento. Es muy probable que la mayoría rechace a ambos porque unos importaron una violencia inaudita e innecesaria y porque los otros han tejido un adiposo poder arbitrario y antipático para beneficio de unos pocos. Pero la vida nos pone frente a ciertas alternativas y la libertad no está en elegirlas sino elegir entre ellas.

Es de esperar que el público espectador no consuma el magnífico envoltorio que trae este conflicto. Ya se ha escuchado decir a furiosos anti-kirchneristas “En ésta estoy con Cristina” como si la pelea de fondo fuera ella contra Moyano. No señores; la pelea de fondo es el terrorismo contra el sindicalismo. Y porque son dos opciones espantosas es que se hace tan difícil decidirse por una. Tal vez sirva recordar la historia e imaginar la terrible disyuntiva que enfrentaron los aliados cuando el enemigo era Hitler y el mal menor, Rusia. La historia y la vida están llena de ejemplos en los que no hay una solución perfecta y se necesita optar por el mal menor.

Hoy, la alternativa “ninguno de los dos” no está. Hay que elegir entre unos o los otros y para eso es preciso ser memoriosos y recordar la conducta de unos y de los otros. Y optar por el mal menor. Al menos eso sería una forma estratégica de decidir, en lo que cada uno le toca, el rumbo futuro. De otro modo es como votar en blanco. Habría que pensar en los males y los daños que ambos aportaron.

El sindicalismo ha sido, por esencia, corporativo; negocian hasta la extorsión mientras usan a sus representados para “apretar” al gobierno de turno. Hacen negocios, limpios y de los otros tantos como el poder político y el empresariado les permita. Esencialmente, corromper es el mayor aporte que han hecho en su larga existencia. Corrompen todo lo que pueden. Como Perón, nunca demostraron rechazo visceral por las instituciones ni detestaron a las fuerzas armadas; las pisotearon cuando se cruzaban con sus negocios pero no por mandato filosófico. Su ideología, como la de Perón, es el dinero.

El terrorismo nacional se crió a la sombra del modelo cubano; admira los autoritarismos de izquierda y “banca” a los dictadores que lo defienden. No les tembló el pulso en empuñar armas para imponerse y, tratándose hoy de los mismos personajes que en los ´70, es muy posible que aún siga sin temblarles el pulso a la hora de armarse contra otros argentinos. Como su admirado “Che” Guevara, mataron para imponerse y, tratándose hoy de los mismos personajes que en los ´70, es muy posible que aún piensen en matar para imponerse. Sintieron rechazo por la organización social vigente en el país desde 1853 al punto de intentar, a los tiros, modificarla y, tratándose hoy de los mismos personajes que en los ´70, es muy posible que aún sigan abrigando idéntica esperanza. Odiaron, persiguieron y asesinaron y, tratándose hoy de los mismos personajes que en los ´70, es muy posible que aún sean capaces de la misma conducta. Detestan la libertad, el pensamiento independiente y el disenso. Su ideología es marxista.

Llegado este punto, mi historia personal y mi militancia antiperonista me avalan para decir, sin temor a los rótulos que suele encajar el público con cierto apuro, que me quedo con Moyano.

22 comentarios:

  1. Suscribo 110%, María.

    Como dijo El Dante, 'el infierno tiene reservado un lugar para aquellos que, en tiempos de crisis moral, eligen permanecer neutrales'.

    ResponderEliminar
  2. El muro de Berlín cayó en el año 1989. Esta dirigencia sindical (y Moyano en especial) no son garantía de nada, no defienden ninguna ideología sólo sus negocios. Por el otro lado y en la otra esquina del rincón, "La Progresía Kirchnerista" tampoco son comunistas ni izquierdistas, son también "pancistas, quesistas y fundamentalmente corruptos". La mayoría de la ciudadanía lo sabe, simplemente debemos refrescar la memoria y dejar que se maten entre ellos, sin tomar partido en esta pelea gansteril. El turno de la ciudadanía será en las elecciones generales. H.L.M. Saludos

    ResponderEliminar
  3. No me parece que haya que elegir el mal menor. El que gane esa disputa tendrá un poder desmesurado, que de todas maneras terminaremos pagando en algún momento. Que se maten entre ellos, y sigamos apoyando y buscando terceras opciones.

    ResponderEliminar
  4. ricardo alvarez rojo18 mar. 2011 19:58:00

    disiento mary, no hay que elegir el mal menor, ambos son males mayores, nos queda la esperanza que el conflicto se espiralice y acabe con ambos, que es la opcion que elijo

    ResponderEliminar
  5. Los dos son los peores, dejemos que se enfrenten y muestren sus hilachas. Yo no tomo partido por ninguno de ellos. Esperemos....

    ResponderEliminar
  6. Eduardo Ceballos Z18 mar. 2011 21:13:00

    De acuerdo. El punto es como lograr que se escindan? Moyano le echo Flit a Duhalde...quien queda? Voto al sindicalismo y no al zurdaje nefasto.
    Lo veo dificil, al final van a transar cambiando a Cobos por Recalde...
    Muy triste sería, pero muy factible.
    Estamos complicados, no hay oposicion con chances.

    ResponderEliminar
  7. Martin dijo
    Estimada Maria,coinsido en todo tu analisis referente a la coorporación Sindical Argentina creada y usada por Peron en los 50'y a la seudo izquierda de la JP que albergo a todos las oganizasiones terroristas de los años 65' a la fecha; la historia se repite inexorablemente en nuestra lamentable y patetica historia politica de los ultimos 60 años, pero no comparto para nada tu opción de quedarte con Moyano.
    Para que nuestra Argentina se convierta finalmente en el pais que nos merecemos todos los ciudadanos de bien,el movimiento Peronista, en donde tienen cabida tanto la extrema derecha como la extrema isquierda, debe destruirse a simismo y nosotros que formamos parte de la mayoria honesta y trabajadora que gracias a Dios somos muchos,debemos sentarnos en una silla al costdo, presenciando la lucha por el poder de estos dos extremos mafiosos, y ver pasar los cadaveres; solo asi ,destruyendose a simismo esta LACRA que se denomina Peronismo, nuestra argentina podra finalmente ser el pais grande que nos meresemos.
    19/03/2011 00:45

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con Gustavo en que no es conveniente mentalizarse en siempre elegir el mal menor. El sistema bipartidista argentino quedo destruido en la crisis del 2001. El peronismo se convirtio en el partido hegemonico, algo asi como el PRI lo fue en Mexico durante 70 años. La apatia de la oposicion contribuye a que el nivel de los politicos argentinos con poder de decision hoy sea de lamentable para abajo. Yo soy extremadamente pesimista. En un pais donde solo un partido dirige los destinos del pais, con una oposicion que no se pone de acuerdo en un modelo de pais, y con una educacion mediocre que va a producir politicos peores a los de hoy durante los proximos 25 años, el panorama argentino se ve similar al africano.

    ResponderEliminar
  9. Primero q nada, aprecio los comentarios y voy a agregar dos consideraciones, a mod9o de conclusión:

    1) adhiero calurosamente a las consideraciones de Klaus (la 1ra entrada) y rechazo la actitud de los q fruncen la nariz, se quedan al margen y luego su falta de compromiso la traducen en permiso para pontificar y juzgar a los q ponen la cara, opinan y se arriesgan.
    "La neutralidad no ayuda a las víctimas sino al victimario" dijo E Wiesel (Nobel de la Paz). "Toma partido que el silencio favorece al torturador".

    2) no puedo creer q los amantes de la libertad no vean en el terrorismo marxista la peor de nuestras opciones. Ojalá no tengamos q comprobarlo en carne propia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más coincido con vos María, sin dejar de reconocer que me es difícil tomar la decisión, pero en este caso el sindicalismo nefastto que tenemos (bah como tantas cosas)que fueron en un principio cómplices de los KK, es lo único que pueden alejar al terrorismo gobertnate. Sabiendo que es sólo por el poder.....Dios nos ayude

      Eliminar
  10. Excelente tu reflexión María.

    ResponderEliminar
  11. Excelente tu reflexión María. La compartí con mis amigos en FB. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  12. Maria, excelente tu comentario, es asi, creo que hay que votar por uno u otro, esto pertenece a todos. Si bien descalifico este
    tipo de defensoria trabajadora, de ninguna manera podemos ir, hacia donde el mundo comprobo que no va mas. El mundo va hacia una social democracia, me hubiera gustado que a pesar que perjudica, la pugna se hubiera mostrado
    con un paro o algo semejante para que mucha gente incredula vea a que punto llega esta puja de poder.

    ResponderEliminar
  13. Hola María, respeto tu conclusión, pero yo por todo lo que se conoce de ambos sectores, no me quedaría ni con uno ni con otro. Tanto vos como yo y muchos mas (la mayoría), queremos que se respete la Constitución Nacional y sus poderes. Fantastico tu comentario. Te felicito. Un fuerte abrazo fernandoluisaraoz@hotmail.com desde Salta

    ResponderEliminar
  14. Perón y el peronismo terminó enfrentado violentamente con la izquierda montonera, erpiana, etc. Recordar el decreto N° 2772, del 05 Oct 1975, del gobierno justicialista, que disponía "aniquilar" el accionar de la guerrilla subversiva en todo el territorio de la Nación. Anteriormente, el propio Perón los anatematizó luego del ataque a la guarnición de Azul el 19 Ene 1974, y el 1° de mayo los reprendió severamente en la Plaza de Mayo, no los "echó", como dicen muchos, pues ellos, ante la admonición presidencial, se retiraron de la plaza. Para esto, ya el 25 de setiembre de 1973 habían desafiado cruentamente a Perón con el asesinato de José Rucci, uno de los preferidos del líder por su fidelidad. El zurdaje es inmanejable, hay que aplastarlo. Con Moyano es otra cosa. Es un caballo loco, reacio y bellaco, pero se lo puede domesticar.

    ResponderEliminar
  15. "Que se maten entre ellos" dicen algunos...."Nosotros tenemos la opción en las elecciones"....saben uds lo que pasó en venezuela por no elegir entre el menos malo y elegir a la opción?...tienen a Chávez....saben uds que si se cumple eso de que se maten entre ellos, hay un bando que tiene las armas robadas en el ultimo tiempo de recintos militares, ademas de tener las ffaa de su lado al igual que el resto de las fuerzas de seguridad?...y además hay otra cuestión, aunque se nieguen a elegir, con la omisión ya lo están haciendo, su voto es por el terrorismo, una lástima!

    Muy bueno tu post María, como siempre, valiente y con una visión de la política muy difícil de encontrar.

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno tu comentario María.
    Lo comparto totalmente.
    Aplaudo tu valentía y honestidad intelectual. Después lo llevo a mi muro de Facebook.

    Por fin nos encontramos con una reflexión que va al fondo del tema. Sin perderse en lo superficial o anecdótico.

    Desde el punto de vista práctico es más "facil" un enfrentamiento con el corporativismo sindical que con el marxismo resentido.
    Por ejemplo Pinochet se fue antes que Fidel.

    Los que dicen "ni lo uno ni lo otro" a la larga terminan avalando lo peor. Detrás de esas frases de pulcritud intelectual solo hay cobardía.

    ResponderEliminar
  17. María, realmente una fabulosa nota o mejor dicho un reflexión profunda.
    Una revisión que va más allá y que nos obliga a ampliar el horizonte.
    Admirable valentía la tuya, y argumentos sólidos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  18. Te quedas con Moyano?????????? Diossss!!!! tanto Moyano como Kretina...son dos LACRAS CORRUPTAS!!!!! no te leo masssssssssssssssssssss
    MARISA FERNANDEZ

    ResponderEliminar
  19. "no me preocupa el grito de los violentos,de los corruptos,de los deshonestos...lo que mas me preocupa es el silencio de los buenos"(Martin Luther King.)Moyano no es mas que el producto del mismo Gobierno que le dio las herramientas para estar donde esta.Son la columna vertebral del peronismo(Maria Zaldivar)
    Gustavo clausi labclausi@curuzu.net

    ResponderEliminar
  20. Elegir el mal menor. Ciertamente es una alternativa. Cuando hay que elegir entre el cáncer y la indigestión. Voy a elegir la indigestión, pero si debo elegir entre un cáncer de cerebro o un cáncer huesos prefiero no elegir.

    ResponderEliminar
  21. No acepto la hipótesis que siempre debemos elegir entre dos males, e inclinarnos al mal menor.Con esta hipótesis se ha malogrado el clima institucional, se ha pervertido el sistema democrático y se está convalidando una dictadura. El peronismo es 'el caballo de troya' que se viene utilizando como un 'camouflage' para llegar al poder tendencias totalitarias. Los hay marxistas,fachistas, pero en general son aprovechadores que viven de los trabajadores y del tesoro nacional.Hugo Moyano es un inmoral, tan inmoral como lo es Cristina.No hay males menores, porque los dos son males mayores.No hay nada que "elegir".Es un tema no para licenciados en ciencias políticas, sino para "escatólogos".

    ResponderEliminar