Recomendado

Recomendado
2da Edición

Encargue acá su Libro

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

domingo, 7 de noviembre de 2010

La Foto


Si mi abuelo resucitara no lo podría creer. El, que siempre blasfemó contra el peronismo, vería que es por completo imposible sustraerse al elogio ante un país absolutamente transformado en el que todo ha mutado en tan poco tiempo a partir de la implementación de las políticas correctas; de aquella sociedad empobrecida de hace menos de una década sólo quedan girones en extinción mientras resplandecen los destellos de una auténtica potencia bolivariana que asoma ante los ojos incrédulos de los detractores del “modelo”. No son más que capitales concentrados y fuerzas malignas que apuestan permanentemente a que la ecuación “aumento del gasto público + redistribución de la riqueza ajena” fracase. Los enemigos del pueblo, que los hay siempre, insisten con la antigua receta del trabajo como inicio del círculo virtuoso de la reactivación social. Son individualistas, necios y envidiosos que se resisten a admitir las bondades de la receta populista básica e histórica del peronismo, que siembra empleados del estado y cosecha sonrisas y seguidores fieles.

Hoy el aeropuerto revienta de pasajeros repletos de valijas cargadas de ropa nueva comprada de a montones en los shoppings que se siguen construyendo aún en el post-menemismo. Porque el pueblo primero avanzó sobre los supermercados, compró y comió vituallas hasta intoxicarse y cuando vació las góndolas migró a un consumo algo más sofisticado: los electrodomésticos. Ahí cargó plasmas, freezers, celulares y laptops hasta agotar las reservas de mercadería de los depósitos. Stockeó pilchas con una sola condición: que tuvieran la marca visible como para que el prójimo supiera. En estos tiempos, la emoción de estrenar algo es directamente proporcional a la cantidad de público que nos mira.

Los resentidos agrandan ciertos detalles menores para empañar tamaño progreso global y han tomado la inseguridad como un caballito de batalla. ¡Obvio que se incrementó el delito! Si sobra la plata! Antes los chorros eran muchísimos menos porque no había nada para robar, qué vivos! En cambio ahora los índices de crecimiento de la actividad económica sumados a la reducción del desempleo hacen de la ciudad un gran cajero automático desbordante de efectivo. Ya lo explicó muy bien por radio Víctor Hugo Morales con la simpleza propia de las grandes verdades: “en todas las grandes capitales pasan cosas” no se cansa de repetir el ilustre comunicador. Y esta es una gran capital aunque a los destituyentes la rabia les vuele las orejas.

Otros critican los cortes de calles por los embotellamientos terribles que se generan. Simple. Preguntale a Rattazzi cuándo vendió tantos autos como ahora y vas a entender el despelote de tráfico. Que unos ciudadanos se manifiesten en libertad y democracia cortando una avenida sólo provoca caos de tránsito cuando los vehículos son muchos; entonces no culpemos al mensajero por el mensaje; acá no hay que reprimir la protesta legítima ni enojarse con ella sino celebrar el crecimiento exponencial de nuestro parque automotor. El boom de la industria pesada que motorizaron los Kirchner no registra antecedentes. ¿La opción de los derrotistas es que nadie tenga movilidad propia salvo los ricos? Ahí no van a encontrar nunca a un peronista; ellos están por la sociedad igualitaria y lo están consiguiendo con un éxito arrollador; en la Argentina existe cada vez menos diferencias En la Argentina K todo el mundo hace colas; es cierto, pero sólo para recibir un cero kilómetro, para tomar un avión camino a unas merecidas vacaciones; se hace cola para comprar en cuotas y para renovar pasaportes porque cada día más gente viaja al exterior; para entrar a recitales de artistas extranjeros que nos están visitando como en los mejores años de la década infame II y pronto se harán colas para gastar los billetes de 100 Made in Brasil. No es exagerado decir que los argentinos hemos empezado a hacer cola camino a la felicidad.

Evolución, Sancho, y si les disgusta y ladran es porque son perros como les zampó muy bien Cristina una vez. Este último peronismo nos ha puesto en el epicentro del planeta. La presidente se comunica con sus seguidores vía Twitter y el canciller nos tiene al tanto de la política internacional en 140 caracteres. Un maestro Mister Twitterman. Algunos tarados inventan cuentas apócrifas y embarran la cancha en un vano intento de afectar sus imágenes, cosa imposible de lograr por otra parte. Desde una de esas cuentas se anunció que la Argentina no iba a declarar la guerra al Reino Unido pero que evaluaba las represalias contra Bolivia por la reciente intromisión en el territorio y hasta empezó a circular esa misma madrugada un borrador de ultimátum a Evo, solicitando a los twitteros que estuvieran despiertos que aportaran ideas. Luego resultó una chanza de mal gusto. Estúpidos que ni se enteraron que Obama ganó las elecciones así, vía Twitter. Un comentario lleno de sorna, seguro que viene de Clarín, salió a decir que tuvieran cuidado con aquella victoria y los efectos de las redes sociales porque así también los demócratas habían perdido dos años después por paliza la renovación de mitad de término. Amargados.

Otros criticaron la toma de colegios y facultades con la liviandad típica del que no tiene la responsabilidad de la gestión de gobierno. Parecen no advertir que esa juventud maravillosa reclama instalaciones decentes porque ahora las conoce, porque se acabaron y para siempre las villas de emergencia en la Argentina; y el hacinamiento. La profusión de ventajosos créditos que otorga un sistema financiero sólido como el nuestro más el abandono del corto plazo como forma de vida hizo posible el acceso masivo a la vivienda propia. Ahora nosotros también proyectamos a futuro como las sociedades promisorias. La crisis habitacional es una pesadilla que quedó definitivamente en el pasado.

Y dan clases en la vereda porque cada día son más los jóvenes escolarizados. Cuando los Kirchner no estaban los alumnos desertaban; unos tenían que trabajar para ayudar económicamente a sus familias y otros se dedicaban a la vagancia. Hoy esa situación ha sido superada. Los chicos y jóvenes estudian y esa fue la vía para sacarlos del delito y las adicciones. En esta Argentina ya no hay drogadictos porque carecen de motivos para evadirse de la realidad. El presente entusiasma y el futuro, seduce. Así de simple.

Un capítulo aparte merecen los abuelos, históricamente maltratados por las sucesivas administraciones hasta que llegó Cristina Kirchner que tomó el toro por las astas, se quedó con los ahorros de la gente y desde entonces personalmente se ocupa de que a ningún jubilado le falte nada. Es difícil afirmarlo porque son muchos los sectores que están bien pero tal vez sean los viejitos la porción poblacional más favorecida de todas. Es probable que la cuota de cálida ternura de la presidente se demuestre en su preocupación casi obsesiva por los mayores. Ellos, las viudas de los policías y las madres de los chicos muertos en episodios delictivos desgarran el corazón sensible de nuestra presidente. Se nota claramente porque, aunque la señora se esfuerce por controlar sus emociones, es imposible ocultar un alma buena.

Ni qué decir de lo hecho en el ámbito internacional. Estrechamos vínculos con nuestros hermanos latinoamericanos al punto que los militares bolivianos pasan a suelo argentino sin pedir permiso. Los venezolanos nos prestan plata, Evo y Correa nos bancan en todas y hasta nos quedamos con delincuentes de otros países en reciprocidad a tantos gestos de hermandad recibidos.

Salvo algunos hechos desgraciados, menores por otra parte y cada día más aislados, en suma, la gente es feliz; viaja, compra, sale; proyecta; estudia; cuida su salud y disfruta de los permisos que también fue adquiriendo durante los años K en absoluta libertad. Porque el kirchnerismo nos encamina hacia un paraíso de igualdad y libertad. Nada de antipáticas diferencias entre hermanos. Ahora todos pagamos por el futbol que antes pagaban sólo los que lo consumían, pero el estado nos compensa el golpe al bolsillo con la libertad de verlo o no. Nosotros elegimos si vemos el partido y por qué canal porque estamos en un país igualitario y libre.

Por suerte y ante tamaña derrota de sus banderas ideológicas, cada día quedan menos exponentes del capitalismo salvaje. ¿Quién puede en este edén igualitario sugerir que la receta no es un éxito? Hoy en la Argentina cobra jubilación el que aportó y el que no; hacen política los que tienen la idoneidad que requiere la Constitución Nacional y los que no; todos nos quedamos sin nuestros ahorros jubilatorios, sin excepción y ahora todos tenemos el mismo administrador; finalmente, desde no hace mucho y por ley nacional, nadie puede considerar una desviación del carácter que a un hombre le guste otro hombre o a una mujer otra mujer porque tenemos un instituto que prohíbe la discriminación y a un afamado actor a su cargo para caerle con todo el peso de la ley a quien ose expresar que no es un orgullo ser homosexual.

Paradójicamente, esta metamorfosis nacional enfrenta a la actual administración con un serio problema: si Cristina Kirchner aspira a la reelección, le van a faltar promesas de campaña para hacer porque hay que reconocerlo: el kirchnerismo ya lo ha hecho prácticamente todo. El país es tan otro que, por momentos, cuesta reconocerlo.

17 comentarios:

  1. GENIAL....GENIAL MARIA...DIOSA DE LAS PALABRAS...DE LA FINA IRONÍA...
    Desde Paraná...mi agradecimiento amén de las felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Mary, sería esto lo q estabas pergeñando mientras estuviste calladita? Besos
    Alfredo

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja! Les gustó? Lo q es estar enferma, eh?!?!? Gracias x asomarse a mi trabajo!

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy tranquilo, porque en el 2015 el modelo lo continúa el pichón de estadista, el máximo Máximo.

    ResponderEliminar
  5. Mañana 678 hace un informe con tu escrito, titulado hasta los mas acerrimos opositores reconocen los beneficios del modelo.

    ResponderEliminar
  6. No seamos mezquinos. Cuando nos referimos a Máxi ¿por qué lo de "pichón"?

    Matías, vos lo decís en broma pero la primera felicitación q recibí en Facebook fue de una ultra-K... jajajajaja! Estuve tentada de bajar la nota!!!

    ResponderEliminar
  7. aborresco a los peronistas, y estoy de acuerdo con algunas cosas que decís y otras para nada.

    Pero te voy a hacer una sola objeción. A pesar de que Victor Hugo era re anti-K, y solo la pelea de estos contra la super-corporacion Clarin hizo que su odio a esta lo diera vuelta, tiene razon.

    Yo tengo la suerte de viajar con frecuencia por diversos motivos. He estado en lugares muy desarrollados (potencias y no potencias) y en lugares subdesarrollados. En estos ultimos, hay que tener cuidado de donde meterse a priori; uno ya lo sabe. Pero.. que lla primera vez que ppisas NY te digan "no vayas a tal lado", no salgas solo de noche"? jaja eso en las pelis de Hollywood no te lo dicen! jajajaja no lo podia creer; me habian dicho que algunos barrios eran jodidos, pero ahi comprendi que las grandes metropolis, los grandes conglomerados de gente, tiene los mismos o casi iguales problemas! igual el trafico: escucho a los taxistas y gente "que se hace la bien" y no tienen ni idea de lo que es en londres, berlin, NY!!

    Son problemas, claro. Y hay que tratar de resolverlos: pero no son exclusividad nuestra.

    ResponderEliminar
  8. Maria, si le creen a 678, significa que no pueden procesar algo que no este masticado como los bebes en sus primeros meses.

    ResponderEliminar
  9. A este paso vamos a ser muchos preguntando quien es John Galt.
    Gracias por las ideas María !

    ResponderEliminar
  10. Sencillamente GENIAL...Saludos. Alberto.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, amigos!
    Hace muuuuucho q veo nuestra evolución increiblemente parecida a La Rebelión. Será posible q ni para estrellarnos seamos originales?!?!?!? Pero muy de acuerdo con Arturo... QUIEN ES JOHN GALT?!?!?!

    ResponderEliminar
  12. Como dijo algún autodidacta de los que no nos faltan: "Basta de realidades. Lo que el pueblo necesita son promesas".

    ResponderEliminar
  13. Enrique F. Rivas15 nov. 2010 14:41:00

    Coincido, luego de 12 años de ausencia, el pasado año estuve dos meses allí. Es verdad, me "costó reconocerlo"

    ResponderEliminar
  14. Uhhhh! ese palo fue para mí, Arturo...?!?!?!? Verdad, necesitamos un recreo!
    Si nosotros nos espantamos de la súbita mutación, me imagino el impacto del q viene de afuera... Q pena este país decidido a fracasar

    ResponderEliminar
  15. Excelente Maria!! Felicitaciones, saludos!

    ResponderEliminar
  16. Eduardo Ceballos Zaldivar28 nov. 2010 01:24:00

    OMG...LOL...
    Es la primera vez que leo un articulo tuyo.
    No dire nada que no sepas, lo tuve que releer...ja
    Finamente elaborado, uso magitral de la ironia!
    Te felicito por la pluma, y por lo que la impulsa...brains
    Seguire leyendo pero fijaste un umbral alto con este articulo.
    Sds,
    ECZ

    ResponderEliminar