Recomendado

Recomendado
2da Edición

Encargue acá su Libro

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

jueves, 1 de abril de 2010

Alvaro Alsogaray 22-6-1913 / 1-4-2005


Buenos Aires, 18/3/1976

Carta abierta, "Llamado a la reflexión" (*)


La destrucción profunda del ordenamiento económico junto con otras causas políticas y morales nos han arrastrado ya a la etapa del las grandes perturbaciones sociales y de los sacudimientos políticos. Los propios ministros del gobierno y los líderes de la caduca e irresponsable oposición hablan ya abiertamente del golpe de Estado. Frívolos intereses mundanos y materiales los alientan.

Nada sería más contrario a los intereses del país que precipitar en estos momentos un golpe. Las fuerzas armadas supieron retirarse en mayo de 1973 de la escena política y no deberían volver a ella sino cuando esté realmente en peligro la supervivencia misma de la libertad. Constituyen la última reserva y no deben ser arriesgadas bajo estas condiciones.
Entregaron el poder a los líderes políticos, incluyendo entre éstos a los dirigentes sindicales y empresarios que actúan en función política, y fueron esos líderes quienes crearon el caos actual. Por lo tanto, son los únicos responsables, los verdaderos y exclusivos culpables de esta gran frustración argentina. Y a ellos incumbe enfrentar las consecuencias y resolver, si pueden, el drama en que han sumido al país.

En los próximos 90 días asistiremos a una vertiginosa alza de precios y a una grave escasez de productos, que han comenzado a manifestarse; al cierre de muchas fuentes de trabajo y al comienzo de la desocupación masiva.

¿Por qué habría un golpe de estado liberar a los dirigentes políticos de su culpabilidad?

¿Por qué transformarlos en mártires incomprendidos de la democracia precisamente en momentos en que se verán obligados a proclamar su gran fracaso?

Dirigentes peronistas y radicales, con abrazos y elogios recíprocos, acaban de ratificar su alianza de la Hora del Pueblo que condujo al país al caos. Hay que permitirles -más hay que exigirles- que gobiernen juntos y resuelvan el problema. Dentro de tres meses el país entero estará clamando para que se vayan, pero no como perseguidos sino como culpables.
No necesitamos un golpe de estado.

La opinión de los técnicos y economistas de gabinete interesados en el golpe no debe inducir a nadie a precipitarse. Tres meses en la vida de un país no significan nada, pero estos próximos servirán para probar el definitivo fracaso de un régimen socio-económico de más de 30 años que ya no se sostiene y cuyo salvataje por ninguna razón debería facilitarse.
Muchos de quienes alimentan hoy el golpe, se congratularon haciendo la V de la victoria el día de las elecciones en que triunfó Perón y pronto volverían a cambiar de frente criticando el golpe. Otros, ingenuamente, creerán que éste les resolverá sus problemas personales cuando lo único que puede prometer es sangre, sudor y lágrimas. El mismo público que hoy protesta unánimemente por el actual estado de cosas, comenzará a vilipendiar a los militares, alentado por los políticos, a quienes habrá salvado in extremis causa.
No hay que caer en la trampa. Hay que saber esperar.
Ningún país queda tan destruido para que no pueda levantarse sobre sus escombros. La Argentina, sin dudas, lo hará.

Álvaro Alsogaray


(*) Publicada en la época, contenida en el libro "Experiencias de 50 años de política y economía argentina", Ed. Planeta, 1993, pp.91/92.-

4 comentarios:

  1. Es obvio por qué tantos lo detestaban.

    Excelente obsequio de Pascua... gracias, María!

    ResponderEliminar
  2. muy bueno María..discierne bien sobre las responsabilidades..me parece más que adecuado que lo hayas publicado para que más de dos de nuestros autollamados "dirigentes" se animen a mirarse en el espejo. Ves que sos brillante? Gracias, J Schroder

    ResponderEliminar
  3. ¡¡ Qué coraje !!
    A una semana de la "crónica anunciada"...tener la capacidad y lucidez para sintetizar la trampa y sus consecuencias...
    Si hablamos de verdad y justicia, no la podemos lograr sin memoria COMPLETA...
    Gracias por el recuerdo
    María Matilla

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo al Ingeniero Alvaro Alsogaray, citar siempre en sus campañas políticas este artículo, cuando lo acusaban de pro-militar. Lamenteblemente el pueblo argentino mal informado, tiene muchas veces una memoria peor.

    ResponderEliminar