Recomendado

Recomendado
2da Edición

Encargue acá su Libro

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

jueves, 6 de noviembre de 2008

Gorda, me fallaste




Ves cómo sos? La misma de siempre. Sos la que no levanta un plato cuando nos juntamos a almorzar en Pilar; la que desarma la mesa de bridge de los jueves sin culpa porque le salió un programa mejor; la que cada año brama por los precios de la temporada esteña y después sos la primera en treparte al Buquebus. Gorda, no cambiás más.


Hace cinco años que me tenés cuarenta minutos cada mañana muda, con el tubo en la mano y la oreja ardiendo mientras te desahogás hablando pestes de Cristina y su marido; que te quejás de todo lo que hacen y de lo que no hacen, de los cinturones de ella y los mocasines de él; de las amistades que cultivan y del rumbo o el sin rumbo en el que nos tienen embarcados.


La verdad, creo que no voy a hacer más de muro de los lamentos kirchneristas con vos. Es hora de que, si necesitás hablar de tus conflictos, te busques un profesional porque lo mío fue de buena onda pero veo que no sirvió para nada y que, en realidad, empeoraste.
¿Te acordás del cacerolazo de diciembre de 2001? Estabas como loca. Entre las del grupo de oración del Pilar te tuvimos que frenar para que no destruyeras las Essen. Nada importaba más que tu conciencia cívica. Cuando atendías el teléfono en lugar de “Hola” decías “Que se vayan todos”, te acordás, gordita careta? Me pregunto qué te pasó de entonces a ahora, que te transformaste de gorda cacerolera en gorda indiferente?


No me contestes que te pasaron mil cosas porque a todos nos pasaron mil cosas. No me relates que te robaron la 4 x 4 (por otra parte, me lo contaste trescientas veces); que perdiste la copa de golf del club por un golpe (lo que te tuvo bajoneada dos meses; también me acuerdo) No me salgas con que te abruma el cursi conflicto existencial del nido vacío porque si durante los últimos treinta años no hiciste nada más con tu vida que regentear a la mucama y ahora se te fueron los chicos, es tu problema.


Entonces y por si no tenés la respuesta, yo te voy a decir lo que te pasó. Te pasó lo que al resto. Somos casi diez años más viejos que en 2001; todos. Estamos diez años más cerca que entonces del retiro.
Ya sé lo que me vas a decir, gorda. Vos no sabés lo que es laburar afuera; dentro de la casa sí porque las has visto transpirar a las mucamas pero te recuerdo el caso de tu marido, el que paga las expensas del departamento, el club y el country (porque en todos esos lugares cobran abultadas expensas, sabías gorda?) los colegios de los chicos, las tarjetas de crédito, las clases de inglés, cocina y punto smock; pilates y sueldos varios (mucama, jardinero, piletero) entre otros gastitos. Te decía que ese pobre infeliz tenía los ahorros en una AFJP, para asegurarte una vejez digna.


Bueno gorda, lamento informarte que estás en problemas. Parece que Cristina se avivó antes que vos. Dicen que no es abogada realmente pero parece que era geóloga porque acaba de descubrir la última mina de oro que quedaba en la Argentina y está por pegarle el zarpazo con la ayudita de diputados y senadores, muchos de los cuales vos querías que se fueran. Te primerearon. Ya sé que es difícil experimentar sensación de propiedad sobre lo que no es de uno pero no es más que lo que les pasa a los políticos y mirá cómo aprendieron.


Gorda, no sé dónde carajo estabas a las 6 de la tarde ni me lo digas. Como éramos pocos comprobé que no estabas frente al Congreso exigiéndole a los legisladores que NO NOS ROBEN MAS directamente, cada vez que cobran y no laburan, o indirectamente a través de la figura del cómplice, cuando delegan millones de dólares en un delincuente o en varios para que luego ellos dispongan de lo que no les pertenece, a piacere.


Gorda, me fallaste. No estuviste. Sabés qué? Sos peor que ellos. No te quejes cuando el agua te llegue a vos porque aunque vivas en el piso 24 de una torre, te va a llegar. Te lo firmo. No me llames para hacer terapia telefónica. No me banco más la indiferencia ignorante. Porque los medios se encargaron de ningunear el reclamo pero ahí hay millonarios intereses pero vos ¿Qué suculento negocio evitó que participaras? Apuesto doble a sencillo que no fuiste porque los 38 grados te ondularían el flequillo. ¡¿quién no hubiese preferido tirarse en un sillón de plumas, encender el LCD y clavar el control remoto del Split en 24 para ver el último capítulo de Dr. House?


Vos te merecés lo que nos está pasando. Cualquiera te corre con un frasco de botox.

10 comentarios:

  1. Che, Maria, no sabia que podias escribir tan bien. Chapeau
    tu amigo Diego Dillenberger

    ResponderEliminar
  2. Gracias, pùblico, gracias x ller mis notas!
    Marìa

    ResponderEliminar
  3. Muy bien dicho; nada es casualidad. Que se mueva otro, pero yo me quejo. Virginia T.-

    ResponderEliminar
  4. Excelente María! Yo también me pregunto dónde estaban los miles de porteños que a diario se quejan de que están hartos del matrimonio Kirchner y su plan de destrucción masiva.
    Hernán

    ResponderEliminar
  5. MISTERIO absoluto. Xq las AFJP hacen negocio con esto pero ... ¿la gente? No se entiende.
    Mandé tu página a mis sitios recomendados
    Kiss

    ResponderEliminar